martes, 14 de septiembre de 2010

I) PREHISTORIA CHILENA

Según datos emanados del hallazgo de testimonios arqueológicos, la presencia del hombre en Chile se remontaría como mínimo a unos 8.000 años antes de la era Cristiana. Más específicamente, esta misma información se desglosaría en términos que señalarían que hacia el año 10.000 a. de .C el ser humano ya viviría en la zona andina de Antofagasta, alrededor del 9.000 a. de C. en San Vicente de Tagua Tagua y entre el 9.000 u 8.000 a. de C. en tierra del fuego. También se han encontrado restos humanos en monte verde, cerca de Puerto Montt, y en los alrededores de los Vilos, los cuales confirmarían dichas fechas de doblamiento en el territorio nacional.
A la llegada de los españoles, nuestro país poseía una no despreciable población indígena, la que se calcula en aproximadamente un millón de individuos. Para caracterizarla en términos generales es preciso acotar algunas ideas básicas que nos servirán para su posterior conocimiento:
a) En primer lugar, en Chile no hubo un solo grupo étnico y cultural que predominaba en todo el territorio, sino que en lugar de ello se constato la presencia de varias comunidades, a veces marcadamente diferenciadas entre si. No obstante esto, fue posible encontrar la existencia de una misma lengua entre los habitantes de la zona comprendida entre el río Choapa y el canal de Chacao.
b) En segundo lugar, algunas colectividades llegaron a un nivel de cultura bastante alto, tanto en términos políticos y sociales como económicos. Así, mientras ciertos grupos eran agricultores, confeccionaban cerámicas y tejidos, y poseían determinadas creencias religiosas e incluso una incipiente idea de estado, otros en cambio tenían formas de vida mas atrasadas, practicando la caza y la recolección, mostrando inclinación por el animismo y el canibalismo ritual, y disponiendo de una organización sociopolítica basada en la banda.
c) En tercer lugar, determinados pueblos aborígenes habitaron territorios que traspasaron las actuales fronteras nacionales e incluyeron zonas de países vecinos, como Perú, Bolivia y Argentina.
d) En cuarto lugar, de todas aquellas colectividades presentes a la llegada de los españoles, en la actualidad solo subsisten pequeños grupos en las zonas de altiplano nortino (aimarás), de Los Lagos (mapuches y huilliches) y de la Isla de Pascua (polinésicos). Todos los demás han desaparecido a causa de la simple extinción (caso de los naturales de la zona austral del país) o debido al mestizaje con la población blanca europea (picunches de la zona central).
e) Finalmente, es necesario señalar que a pesar de sus eventuales avances culturales y de gozar en cierto grado de la influencia de comunidades más avanzadas, en ningún momento las agrupaciones indígenas del territorio nacional llegaron a alcanzar los niveles de organización sociopolíticas habitados en las grandes civilización de México, Mesoamerica y Perú, siendo la pobreza material del indígena chileno su rasgo más distintivos en relación a aquellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada